Un blog de viajes - Travellerspoint

Webs para aprender sobre las etnias de próximos destinos

Aprendiendo a manejarnos en países con gran diversidad étnica

Acostumbrándose a conocer lugares con diversidad étnica

En Europa, en los países anglosajones de América del Norte y Oceanía, o incluso en países asiáticos como China y Japón, por lo general hay una etnia dominante y mayoritaria que hace que el resto de grupos humanos presentes en el país sean eso, minoritarios, y no demasiado tenidos en cuenta. Y curiosamente, son esas áreas del mundo y esos países mencionados los que claramente son los principales emisores de turistas y viajeros del mundo. Por tanto, se puede afirmar que la mayoría de los viajeros, cuando viajan, se encuentran con una diversidad étnica en el país de destino (sea este africano, asiático, americano u oceánico) que les sorprende, cuando no les abruma y directamente les hace no entender demasiado de los rasgos, la idiosincrasia y las diferencias entre las distintas etnias o grupos humanos del país de destino.

Y es que, hay países de los que con frecuencia se visitan en viajes internacionales en los que hay decenas y a veces centenares de etnias, cada una con sus propias creencias, hábitos y características. Para facilitar la comprensión de todo ese universo por parte del viajero, hay una serie de recursos web que sin duda serán de gran utilidad.

Empezando a conocer la realidad cultural y social de un país

Una página web que permite una primera aproximación, de momento general, a la realidad cultural y social de un país, es Every Culture (www.everyculture.com), en la que una primera lista que agrupa los países en orden alfabético, da acceso a lo que son las páginas específicas para cada país. En estas, el usuario podrá conocer múltiples aspectos culturales y sociales de ese país, como la afiliación lingüística, las relaciones étnicas, la identidad nacional, la estratificación social, los roles de ambos géneros, e información sobre elementos culturales como el matrimonio, la etiqueta, las creencias religiosas, las celebraciones seculares, etc.

Aunque, cuando se trata de un país con una gran diversidad étnica, la web entra en algunos rasgos propios de cada una de las etnias. Esta no deja de ser una web, como se decía, genérica, aunque perfectamente es útil para adentrarse en la realidad del país. A continuación se muestran tanto la página inicial, como una captura de la información que la web ofrece sobre Senegal.

Every_culture_1.png

Every_culture_2.png

Las especificidades de cada grupo humano

Pero hay recursos web que permiten acceder a información ya no tan genérica, y más específica, de cada etnia que nos podamos encontrar en nuestros viajes. Una de ellas es www.etniasdelmundo.com, que en primer lugar nos mostrará una página de bienvenida que sencillamente nos presenta los artículos más recientes. Pero en la parte superior hay un buscador que de hecho le lanza al usuario la inequívoca pregunta “¿Qué etnia buscas?”, que ya permite acceder a entradas específicas del grupo humano que estés buscando.

Dentro de cada una de esas entradas, se ofrece información diversa y variada de la etnia en cuestión como el origen, la historia, la estructura social, el idioma, las creencias religiosas, la vestimenta, el tipo de vivienda, la organización política, la actividad económica, la artesanía, las ceremonias y ritos, las costumbres gastronómicas, o las noticias de actualidad, entre otros aspectos (merece la pena destacar que los aspectos evaluados no son los mismos para todas las etnias, ya que unos son más relevantes que otros en ciertos casos, o en ciertas zonas del mundo). Estas imágenes muestran la página inicial de artículos más recientes y sendas entradas específicas sobre las etnias africanas de los herero de Namibia y los serer de Senegal.

Etniasdelmundo_1.png

Etniasdelmundo_2.png

Etniasdelmundo_3.png

Ir más lejos con cada una de las etnias

Si se quiere profundizar más en el conocimiento de un grupo humano, se puede optar por ampliar información con la web www.minorityrights.org, que además se orienta a la defensa de los derechos e identidades de los grupos minoritarios que en el mundo existen. La web tiene algunas funcionalidades interesantes, como un mapa del mundo que plasma las etnias que están amenazadas en la actualidad, o como una sección de historias en la que a través de una serie de capítulos se cuenta la trayectoria, evolución o situación actual de grupos étnicos determinados.

Además, de forma similar a la página anterior, esta cuenta con un buscador que en este caso se sitúa en la parte superior derecha, en la que de nuevo se puede teclear el nombre de la etnia de la que se pueda buscar información. La información que se ofrece de cada etnia suele ajustarse siempre a un mismo esquema que repasa el perfil del grupo étnico, el contexto histórico y las cuestiones que afectan a su actualidad. También es posible entrar por país y no por etnia, y en ese caso se ofrece información por ejemplo sobre los conflictos étnicos que el país ha experimentado en los últimos tiempos. En este caso se muestran el mapa de etnias en peligro y dos capturas de la entrada dedicada a los tuareg.

Minority_rights_1.png

Minority_rights_2.png

Minority_rights_3.png

Publicado por Sergio Gonzalo 5:55 Tagged patrimonio conocer_lo_local webs_útiles planificar_con_encanto antes_del_viaje culturas Comentarios (0)

El interesante recurso de la evocación en los viajes

Dejando que la mente imagine, experimente y disfrute en los lugares que visitamos

Tratando de salir de la espiral de solo ver y hacer cosas

Cuando viajamos, con frecuencia cometemos “el error” de pasar demasiado de puntillas por los distintos lugares que visitamos, y no me refiero al hecho de que viajemos demasiado rápido y estemos poco tiempo en cada lugar -que esto también ocurre más de lo que sería deseable-, sino que, más allá del tiempo que estemos en esos lugares, solemos visitarlos con los objetivos generales de verlos, disfrutarlos un rato sorprendiéndonos por el aspecto que tienen, admirando lo que nos llama la atención, tomando fotografías, etc.

Y todo esto está muy bien, pero hay opción de dar un paso más y de ir más allá en la experimentación de un lugar, para hacer de su visita una experiencia inolvidable, además de una excelente herramienta de aprendizaje. Y es que, la práctica mayoría de esos lugares tienen un componente histórico (por su pasado) o social-cultural (por su presente) que van más allá de lo que solemos experimentar en una visita convencional. Y podemos acceder a ellos practicando la evocación, que sería la dedicación de un tiempo de forma voluntaria con el fin expreso de traer a nuestra mente, y al momento en el que estamos visitando un lugar, todas las implicaciones históricas y sociales-culturales que ese lugar pueda tener.

Viajando hacia atrás en el tiempo para vivir la historia del lugar

Una de las formas más evidentes de practicar la evocación que existen es la de tratar de ser consciente, de apreciar y de valorar en su justa medida el papel o la importancia que el lugar que estamos visitando ha podido tener en el pasado. Y es que, con frecuencia, los lugares más relevantes y atractivos que visitamos cuando viajamos han alcanzado ese estatus y ese grado de interés por cómo fueron construidos en el pasado, por la civilización que los llevó a cabo o por la importancia de los acontecimientos que allí se desarrollaron.

Cuando visité la ciudad noruega de Narvik, en mi viaje por Laponia de 2021, descubrí que allí había tenido lugar un relevante e interesante episodio bélico de la Segunda Guerra Mundial. En Narvik había un museo dedicado a las batallas que allí tuvieron lugar, y también había visitas guiadas a los lugares más relevantes. Sin embargo, yo decidí poner en práctica el recurso de la evocación. Para ello, busqué en Internet cuanta información sobre el episodio bélico me pareció oportuna, y me puse en camino a los lugares de la ciudad en los que había unas mejores vistas sobre el fiordo en el que la batalla naval tuvo lugar. Y fue de esa forma, y sobre todo, en ese escenario inmejorable, donde tomé la lección de historia que me enseñó todo lo que allí ocurrió, con sus correspondientes causas, consecuencias, y relaciones con otros acontecimientos. Empleé una mañana casi entera en disfrutar la experiencia.

fiordo_narvik.jpg

Intentando aproximar lo que el lugar representa para otros

Más allá del componente histórico que un lugar pueda tener, y sin salir del presente, muchos de los lugares que visitamos son muy importantes, por motivos sociales, culturales o religiosos, para comunidades de personas que, sin duda, ven esos lugares con una mirada muy diferente a la que nosotros podamos tener como simples viajeros o turistas.

Un buen ejemplo lo constituye el Muro de las Lamentaciones, un lugar icónico de la ciudad de Jerusalén, y también las ruinas de un edificio histórico para los turistas, pero un lugar sagrado y de peregrinación para los judíos, que lo visitan con devoción, rezan ante él, formulan deseos, etc. De nuevo, la evocación de lo que los judíos pueden sentir y experimentar cuando visitan el lugar (unas impresiones sin duda muy diferentes a las que nosotros nos podamos llevar) puede ayudarnos a vivir una experiencia de viaje mucho más auténtica y enriquecedora.

79c1ee90-d6da-11ec-bd6d-414dcbd529a7.jpg

Imaginar un lugar en el momento de un acontecimiento

Por último, hay lugares que presentan la característica principal de ser escenario de un acontecimiento de notable relevancia que tiene lugar solamente cada cierto tiempo, siendo el resto del tiempo lugares “normales” por así llamarlos, o al menos similares a muchos otros lugares que podamos visitar. No obstante, de nuevo, podemos tratar de evocar el aspecto que los lugares pueden presentar en el momento de la celebración de los acontecimientos.

En las dos ocasiones en las que he visitado Pamplona, recorrí, ¿cómo no?, las calles por las que discurren los encierros de los Sanfermines. Una vez más, se puede tratar de una experiencia por la que pasemos de puntillas, o en la que tratemos de evocar y aproximar cuanto podamos del aspecto que esas calles pueden presentar repletas de gente, de la emoción que los corredores de los encierros pueden sentir mientras pisan el mismo suelo que nosotros estamos pisando, o del ambiente festivo que seguramente rodeará a absolutamente toda la ciudad.

79bf5680-d6da-11ec-88b4-c780c78357b6.jpg

Publicado por Sergio Gonzalo 18:37 Tagged aprovechar_el_viaje conocer_lo_local durante_el_viaje Comentarios (0)

Ferias de viajes y turismo, ¿para qué pueden servirnos?

Sacando el máximo de nuestras visitas a los grandes eventos del viaje

Eventos cerca de casa de los que seguramente podamos sacar utilidad

Cada cierto tiempo, seguramente no lejos de donde vivimos se celebre alguna feria dedicada al turismo, a la que tal vez podamos acercarnos con el fin de obtener información útil para nuestros viajes. En España, la más conocida y relevante es Fitur, la Feria Internacional del Turismo que se celebra anualmente en Madrid (aunque hay otras como Turexpo en Galicia, Intur en Valladolid o Navartur en Navarra) y de la misma forma hay otras de gran prestigio en otros países (destacan especialmente las de Berlín y Londres).

fitur.jpg

Pero, ¿qué podemos realmente obtener en ese tipo de eventos, en los que todo suele ser tan intenso, tan caótico y tan confuso? ¿Para qué pueden servirnos más, y para qué en cambio tienen una dudosa utilidad, ese tipo de ferias?

Los distintos tipos de stand

La forma en la que un expositor trata de acercarse a sus clientes en una feria puede ser muy diferente. En el caso de las ferias de turismo, y siempre con la referencia de Fitur, una feria que he visitado en diez de sus últimas doce ediciones, considero que hay tres tipos de stand; por un lado, está el stand puramente comercial, en el que sencillamente hay agentes de viaje que tratan de vender paquetes de viaje completos a los clientes; en segundo lugar, está el stand por así llamarlo “folclórico”, que trata de proyectar la imagen y la identidad del país en cuestión de una forma llamativa (y también un tanto banal), sirviéndose de recursos como organizar actuaciones, entregar regalos, promover degustaciones, etc. Por último, encontraríamos el stand que yo llamo divulgativo, que cumple unas funciones similares a las de una oficina de turismo y que ofrece información general y turística sobre el país con el fin de captar potenciales viajeros que visiten el país en la modalidad de viaje que ellos mismos prefieran. Sobra decir que es en este tercer tipo de stand donde más utilidad va a poder encontrar el viajero autónomo.

af5decc0-c659-11ec-a046-8d6d5e22b3de.jpg

stand_argentina.jpg

¿Qué se puede obtener de la Feria?

Para alguien que viaje de forma autónoma, el principal tesoro que se puede hallar en una feria de viajes es la información (si se viaja de forma organizada, por supuesto que uno puede salir de la feria con sus siguientes vacaciones reservadas e incluso pagadas). Si después podemos ver un baile típico de un país africano o probar el producto que se ofrece en el stand de país americano, estará muy bien porque lo disfrutaremos en el momento, pero digamos que no nos servirá demasiado para nuestros viajes futuros.

Folletos informativos, revistas, mapas del país, planos de ciudades o tarjetas de visita de contactos son algunos de los soportes en los que esa información se plasmará, aunque también he tenido ocasiones en las que sencillamente me he llevado conmigo las notas que he tomado de una charla con la persona que atendía un stand. Estos son algunos de los muchos folletos que he ido recopilando en mis visitas a Fitur.

af4dc020-c659-11ec-bf3f-279bd565735e.jpg

Y, ¿para qué se puede utilizar todo ese material?

Coleccionar todo ese material informativo que podemos conseguir en los stands de esas ferias puede estar muy bien, sobre todo porque suele tratarse de folletos llamativos, con vistosos colores y preciosas fotografías, y que además huelen muy bien (son legendarias las imágenes de esas personas que visitan las ferias llevando un carro de la compra para poder almacenar cuanto más material mejor). Pero utilizarlo puede estar aún mejor.

Yo suelo organizar mi visita a Fitur con antelación, y suelo decidir visitar un número reducido de stands, cuatro o cinco, seis a lo sumo, destinos que suelen coincidir con los siguientes viajes que quiero hacer. Después, organizar un itinerario por un país contando con un buen mapa de todo su territorio le aporta mucho valor a la preparación de un viaje, y de la misma, forma, de los folletos y revistas que pueden conseguirse en una feria puede obtenerse información interesante (a veces tratan sobre el país en general, pero otras veces se refieren a una región, en cuyo caso podemos conseguir información más específica siempre y cuando esa región se encuentre entre las que queremos visitar). Y contactos locales que hayamos podido conocer en la feria nos pueden ayudar sobremanera durante la preparación del viaje, aunque solo sea para resolver dudas acerca de aspectos del país que ellos siempre van a conocer mucho mejor que cualquier persona que no viva allí y que no esté acostumbrada a tratar con turistas y viajeros. A continuación muestro parte del material que tengo para preparar mi futuro viaje a Irán.

material_fitur_2.jpg

Publicado por Sergio Gonzalo 18:38 Tagged preparar_el_viaje planificar_con_encanto antes_del_viaje Comentarios (0)

Recursos para saber cuán seguro es un destino

Navegando entre distintas fuentes de información acerca de un tema muy subjetivo

La eterna duda de si un destino es seguro o no

Cuando estamos en el proceso de elegir destino para nuestro próximo viaje, uno de los mayores interrogantes a los que nos enfrentamos es el de la seguridad que presentan cada una de las opciones que tenemos sobre la mesa. Se trata de una cuestión tremendamente subjetiva, y en todo veredicto van a entrar en juego criterios de la persona u organismo que realiza la evaluación, juicios que se hayan podido formar previamente, vivencias y experiencias que se hayan acumulado, etc. Un destino que es seguro para una persona o para una institución puede no serlo para otros, entre otras cosas porque todo depende de los estándares de seguridad que tenga quien emite el juicio, que a su vez suele depender del lugar del que se es originario y del nivel de seguridad que en él exista, aunque también de elementos más personales como la aversión al riesgo.

Con ese panorama… ¿cómo hacer para acceder a información útil que nos ayude a tomar decisiones? A continuación se proponen algunas fuentes y recursos.

La información de los organismos oficiales

Una de las primeras fuentes a las que podemos recurrir, que suele ser resultado habitual en las búsquedas rápidas por Internet, son las páginas de los organismos oficiales como ministerios, embajadas y consulados. En el caso de España, contamos con la web del Ministerio de Asuntos Exteriores, que hace una evaluación y emite una valoración de la seguridad (además de otros aspectos como por ejemplo la documentación que se necesita para viajar) de prácticamente todos los países del mundo. Como no podía ser de otra forma, al tratarse de un organismo oficial, la valoración se actualiza casi en tiempo real en función de la evolución de los acontecimientos a los niveles local, regional e internacional y la información suele tener varias secciones para distintas zonas o regiones del país, pues por lo general -y como parece lógico- no todo el territorio del mismo se considera igual de seguro.

El problema que tiene este tipo de fuente es que, por así decirlo, se “curan en salud”, es decir, siempre emiten un veredicto muy prudente y cauteloso con el que al viajero siempre le quedará la impresión de que el destino no puede considerarse seguro. Sin duda, lo hacen así para evitar tener cualquier responsabilidad en caso de que algo le suceda a un viajero que pueda aducir que leyó ciertas informaciones en la web del organismo, pero el caso es que este tipo de recurso pierde mucha utilidad por ese motivo. Esta es información del Ministerio de Exteriores sobre Namibia.

seguridad_namibia.png

Las webs de las compañías de seguros especializadas en seguros de viaje

Una opción más interesante es la de las webs de compañías de seguros, aunque obviamente son las que están especializadas en seguros de viaje las que más atención y espacio en sus webs le dedican al asunto de la seguridad en los distintos destinos. De entrada podría pensarse que este tipo de empresas van a tener un incentivo para decirte que un lugar no es del todo seguro para que contrates su producto, pero mi experiencia me hace saber que no es así, y es que, como también parece lógico, a la compañía antes le va a interesar que viajes porque sin viaje no hay contratación de seguro alguno. Más allá de suspicacias, por lo general ofrecen una buena información, en cantidad y calidad, sobre la seguridad en los distintos destinos.

Una de las mejores webs que conozco para este cometido (aunque ni mucho menos es la única, pues hay otras como Intermundial) es Iati Seguros (https://www.iatiseguros.com/). En el apartado relativo a cada país que esa web tiene, se repasa primero lo que dice el Ministerio de Asuntos Exteriores, para después emitir una valoración propia que pretende ir un poco más allá para así superar las comentadas limitaciones de los veredictos oficiales. También analizan aspectos específicos como conducir en el país, riesgos relativos al tema de la alimentación, posibles amenazas como hurtos o atracos, etc, y tienen una sección destinada a dar consejos al viajero en el destino en cuestión. De nuevo, información sobre Namibia y su seguridad, en este caso de la web de Iati.

seguridad_iati_seguros.png

Webs especializadas, tal vez el recurso con mayor información

Pero, como no podía ser de otra forma en la época en la que vivimos, también hay webs especializadas en el asunto de la seguridad en los destinos de viaje. Proponemos aquí la página Travel Safe Abroad (https://www.travelsafe-abroad.com/), que de entrada ofrece un listado de países clasificados entre las categorías de riesgo alto, medio y bajo. Si ya se pincha en un país concreto, se accede a una amplia información sobre la seguridad del país, en la que primero se emite una valoración general de la seguridad de ese destino, y después se van analizando aspectos concretos para también emitir una valoración de si el riesgo es alto, medio o bajo en cada categoría específica. Algunos de los aspectos que se evalúan son el riesgo en transportes y taxis, el de los carteristas, el de crímenes violentos, el de desastres naturales, el del terrorismo, o el de fraude. Con toda esa información, el potencia viajero podrá formarse una mejor opinión acerca del nivel de seguridad de un destino concreto. A continuación, dos capturas de Travel Safe Abroad, una con el listado de países inicial que ofrece, y otra con información de los riesgos de Albania.

travel_safe_abroad_1.png

travel_safe_abroad_2.png

Publicado por Sergio Gonzalo 9:18 Tagged preparar_el_viaje webs_útiles antes_del_viaje Comentarios (0)

La conversación y la escucha en los viajes

Saber cuándo y cómo hablar y escuchar cuando estamos de viaje

Intentando salir de la burbuja en la que todo viajero suele estar

Cuando viajamos, solemos pensar y actuar dentro de una burbuja que por lo general nos separa y aísla de todo y de todos los que encontramos a nuestro paso. Somos y nos consideramos “los otros”, “los diferentes” y, de alguna manera, “los que están de más”, y en función de esa idea general solemos comportarnos y manejarnos en el destino en el que nos encontremos. Ello se debe a la inevitable barrera cultural que se alza entre visitante y visitados, siendo una situación que no es sencillo vencer.

Sin embargo, según los días de viaje van avanzando y las cosas van sucediendo, es factible que nos encontremos más cómodos e integrados en el lugar en el que estamos y con la gente con la que inevitablemente convivimos. Y además, hay un par de herramientas que pueden ayudar a hacer más rápido ese proceso, ya que, por un lado nos ayudan a acercarnos a las personas que viven en el lugar por el que viajamos, y por otro lado nos ayudan a darnos cuenta de que las diferencias entre ellos y nosotros, aun existiendo, no son tantas, ni tan grandes. Estas herramientas no son otras que la conversación y la escucha.

conversacion.jpg

La conversación, ideal para tender lazos y comenzar a comprendernos

La conversación es, en efecto, y como no podía ser de otra forma, un elemento indispensable para romper el hielo en la relación con la gente del lugar que visitamos, así como para comenzar a entender que al fin y al cabo las diferencias entre ellos y yo no son tan relevantes, por más que transitoriamente yo me encuentre en una situación especial, al estar de viaje.

Por supuesto, todo va a venir determinado por el hecho de si hablo el idioma del lugar que visito o no, pero si es así, o si al menos puedo comunicarme mínimamente, es posible tener una actitud proactiva que nos permita tener conversaciones de forma frecuente en nuestro viaje. Hay personas más predispuestas a tener una conversación, y también existen lugares más propicios para ello. Las plazas y los parques son, por ejemplo, lugares fantásticos para ello, puesto que las personas que en ellos se reúnen suelen hacerlo con tiempo por delante y con cierta predisposición al intercambio y la charla, generándose así un ambiente muy distendido. También hay ciertos colectivos muy propensos a la conversación; por lo general se trata de personas que pasan mucho tiempo solas durante el día, siendo buenos ejemplos los taxistas, los guardias de seguridad, los vendedores o artesanos que trabajen en soledad, etc. Por lo demás, cualquier viajero debe intentar maximizar sus opciones de conversación con las personas con las que inevitablemente se va a relacionar por el mero hecho de estar de viaje, como recepcionistas de hoteles o camareros de restaurantes. Y por supuesto, no debemos dejar de estar abiertos a cualquier cosa que puede pasar, ya que una buena conversación puede surgir en el lugar y en el momento más insospechados.

En las conversaciones, podemos intentar guiar la charla hacia aquellos temas que nos interesan, incluso preguntando de forma directa acerca de ellos, o también podemos adoptar una actitud más pasiva, para ver qué temas le interesa sacar a nuestro interlocutor y sencillamente ir aprendiendo sobre la marcha.

taxista.jpg

conversacion_plaza.jpg

La escucha, otra opción para conseguir mucha información

Y otra interesante herramienta, en los momentos en los que no tengamos las ganas o la energía siempre necesarias para participar en una conversación, es la de la escucha. Esta herramienta tiene la ventaja de que la conversación entre dos personas del lugar que podamos escuchar en un momento determinado va a ser sin duda la conversación más pura y verdadera que pueda existir, ya que cuando nosotros participemos en la conversación, esta siempre va a estar condicionada por el mero hecho de que formemos parte de ella (nuestro interlocutor puede adaptarse a nosotros, tratar de decir lo que piense que queremos escuchar, no mostrar sus verdaderas opiniones por estar diciéndoselas a alguien de fuera, etc). En definitiva, en una conversación entre dos locales que escuchemos, vamos a poder analizar qué temas tratan y qué opiniones tienen sobre ellos, pudiendo aproximarnos un tanto al conocimiento de la realidad del lugar que estamos visitando. De nuevo, hay lugares más propicios que otros para escuchar conversaciones entre lugareños, pero entre los mejores se pueden destacar las plazas y los parques, los medios de transporte público, las cafeterías o los mercados.

escucha_1.jpg

Publicado por Sergio Gonzalo 10:30 Tagged aprovechar_el_viaje conocer_lo_local durante_el_viaje Comentarios (0)

La preparación de un cuaderno de viajes

Un recurso con el que recordar el viaje a través de los sentidos

Probablemente, el mejor recuerdo que puede quedar de un viaje

Las fotografías y, en menor medida, lo que escribimos durante un viaje (sea en forma de diario de viaje, de relato de viaje o de puras y simples notas tomadas sobre la marcha por el motivo que sea) suelen ser los recuerdos de viaje que con más frecuencia solemos tener. Y, por lo general, tomamos las fotos y escribimos cosas un poco por tenerlas para poder recurrir a ellas en el futuro con el fin de recordar un viaje concreto, pero sin, por así decirlo, un plan o una sistematización que permita integrar todo ese material.

Sin embargo, existe una forma de unir, sacar provecho y hacer que luzcan juntos esos distintos materiales visuales y escritos, e incluso de conseguir que entren en interacción con otros materiales de índole diferente. Ese recurso no es otro que el cuaderno de viajes, en el que, como se verá a continuación, podremos plasmar y volcar innumerables elementos que de una u otra manera forman parte de nuestros viajes. Todo ello en un marco inmejorable, ya que las posibilidades hoy en día de comprar cuadernos que sirvan de excelente y hermoso continente de toda la información del viaje, son muy amplias (en esta imagen se pueden ver las cubiertas de dos de los cuadernos de viaje que yo he elaborado hasta la fecha).

cuaderno_viajes_1.jpg

El cuaderno de viajes en la fase de preparación del viaje

En primer lugar, el cuaderno puede -y debe- comenzar a cobrar vida cuando aún estamos en la fase de preparación y planificación del viaje. Y es que, desde ese primer momento, ya podemos ir incorporando al cuaderno todas las informaciones y datos que vayamos recopilando y que consideremos de interés. Caben informaciones generales sobre el país, datos logísticos de utilidad, información puramente turística, etc, sea recopilada de guías de viaje, foros de Internet, libros, o incluso charlas con personas que hayan visitado el destino, o vivan en él.
En mi caso concreto, cuando he elaborado un cuaderno de viajes, me ha gustado de hecho crear varias secciones en las que ir volcando uno u otro tipo de información. Esta es una manera de, no solo tener toda la información que nos interesa en un único sitio para poder recurrir a ella con comodidad, sino también, por supuesto, de irnos ambientando y motivando para el viaje en cada rato que le dediquemos al cuaderno. Esta es una imagen de una de las páginas de mi cuaderno, en la que antes de un viaje a Indonesia pegué un mapa del país.

cuaderno_viajes_15.jpg

Durante el viaje… casi cualquier material sirve

Cuando el viaje da comienzo, se abre la fase de intentar recopilar cuanto más material mejor del propio país de destino y del propio viaje. Casi se podría decir que sirve cualquier material que cumpla el requisito de ser plano, o al menos de no ocupar mucho volumen, porque otra cosa no sería posible de introducir en un cuaderno del que después vamos a querer cerrar las tapas. Pero solo hay que dejar actuar a la imaginación y al propio viaje para darse cuenta que los materiales que podemos sumar a nuestras propias notas y fotografías sobrarán: billetes de avión, autobús o tren, cuentas o facturas de compras o comidas, etiquetas de productos que consumimos, entradas a monumentos o lugares de interés, imágenes o textos recortados de periódicos, revistas o folletos, postales, etc, son materiales que tienen cabida en el cuaderno de viajes, y por supuesto, que lo enriquecen mucho, permitiendo a quien después quiera verlo (sea el propio viajero, sea otra persona), experimentar el viaje de una manera muy real, casi oliendo, palpando, escuchando, viendo y degustando el viaje a través de los cinco sentidos. A continuación, fotografias de cuadernos de viaje míos de Indonesia y Zimbabwe, con material recopilado durante el viaje.

cuaderno_viajes_3.jpg

cuaderno_viajes_8.jpg

Y después del viaje, a rematar la faena

¿Y qué queda entonces por hacer después del viaje? Pues, por lo general, rematar el trabajo, ya que si bien el propio viaje es la fase ideal para recoger material, rara vez nos da tiempo a incorporarlo todo al cuaderno (no sería una gran idea, porque este tipo de trabajo lleva tiempo, y por el camino nos estaríamos dejando la importante misión de centrarnos en conocer el lugar que estamos visitando). En mi caso, sí he dedicado ratos de viaje a trabajar el cuaderno, sobre todo porque también tiene mucho encanto ir con el estuche con los rotuladores, las tijeras y el pegamento, y sobre todo sentarse a trabajar en una mesa del hotel o la casa en la que te alojas, aunque lo he hecho calculando el tiempo dedicado. Por ello, siempre me ha quedado mucho trabajo que hacer al volver a casa. Además, es ya desde esa tranquilidad y el tiempo que nos da la vuelta a casa cuando podemos terminar de pensar y de definir bien qué queremos incluir en el cuaderno, cómo hacerlo, e incluso de conseguir algún material de última hora, aunque ya no sea procedente del país visitado. En este caso, unas páginas del cuaderno recogiendo algunas conclusiones sobre lo visto y experimentado.

cuaderno_viajes_11.jpg

Publicado por Sergio Gonzalo 6:25 Tagged preparar_el_viaje ambientación planificar_con_encanto antes_del_viaje durante_el_viaje cuadernos_de_viajes Comentarios (0)

Aprendiendo un poco más sobre el patrimonio mundial

Webs para conocer el patrimonio cultural y natural de nuestros destinos

El patrimonio, las auténticas joyas que un país atesora

Cuando viajamos, solemos preocuparnos por no dejarnos sin ver los que constituyen los principales atractivos turísticos del lugar que visitamos; esos atractivos constituyen el patrimonio que ese país le ofrece al visitante, y desde hace un tiempo, los viajeros tenemos la suerte de que son cada vez más los intentos y los proyectos que se dedican a inventariarlo, contabilizarlo, protegerlo, y difundirlo, por supuesto incluyendo en el espectro a todas las tipologías y variantes de patrimonio que existen: el natural, el histórico, el cultural, el inmaterial, etc.

No suele ser difícil ser consciente de que qué lugares o elementos constituyen ese patrimonio, ya que gracias a ser considerado tal, reciben bastante publicidad, pero actualmente, además, existen algunas páginas web cuya consulta ofrece información sumamente interesante tanto del patrimonio considerado valioso a nivel nacional como de aquel que recibe un interés incluso a nivel internacional. A conocer algunos de esos recursos web es a lo que está dedicada esta entrada.

La página de la UNESCO, con la lista de mayor prestigio a nivel internacional

La primera fuente tiene que ser, inevitablemente, la web del UNESCO World Heritage Centre, ya que la UNESCO es precisamente la institución asociada a la ONU encargada de los asuntos culturales, científicos y educacionales y por tanto la lista de patrimonio mundial que elabora y mantiene es sin duda la de mayor oficialidad y prestigio del mundo.

En la mencionada web (https://whc.unesco.org/en/), aparte de información sobre la institución y de noticias de actualidad sobre los lugares considerados patrimonio de la humanidad, está la propia lista de esos lugares, tanto en un listado en el que están agrupados por país, como plasmadas en un mapa que permite visualizar de un vistazo dónde se localizan. Si se pincha en un lugar concreto que es patrimonio, la información que el usuario puede conseguir es muy completa, con la propia descripción del patrimonio, mapas, documentos, una galería de fotos, videos, etc, todo ello disponible en diversos idiomas. También existe información relativa a los lugares nominados para ser patrimonio (e incluso a los que los distintos países han ofrecido para su nominación), el patrimonio que se encuentra en peligro, el patrimonio de reciente reconocimiento, etc. Estas son dos imágenes de la web, una muestra el mapa con todos los lugares que son patrimonio marcados, y la otra es la información específica de uno de esos lugares, en concreto la Península Valdés.

UNESCO_heritage_2.png

UNESCO_heritage_4.png

La web Heritage Daily, lo último en descubrimiento de patrimonio

Por su parte, la web Heritage Daily (https://www.heritagedaily.com) está más orientada a las novedades y los descubrimientos que se van haciendo en términos de patrimonio mundial. Las entradas están agrupadas por ciencia o disciplina, entre las que se consideran “Ciencias del Pasado” (Arqueología, Antropología, Paleontología, etc), las “Ciencias de la Tierra” (Geología o Historia Natural, entre otras), las “Ciencias Generales” (Biología, Física o Política son algunas de ellas), e incluso con un apartado reservado a los viajes, en el que obviamente se ofrecen noticias de lugares que pueden ser disfrutados cuando se viaja (estos están, además, ordenados por continente). Por lo demás, las entradas son de lo más variopinto en cuanto al tema que tratan, aunque tienen el denominador común de ser muy atractivas y visuales, por la gran cantidad de imágenes que incluyen. A continuación se muestran un par de capturas de esa web, en concreto una vista general y otra concreta de un lugar patrimonio.

Heritage_daily_2.png

Heritage_daily_3.png

Otras listas, y las webs de los patrimonios nacionales

Existen por último otra serie de recursos web que también pueden ser de utilidad. De un lado, estarían las webs relativas a algunas listas oficiosas pero de gran prestigio como la de Las Siete Maravillas del Mundo (también, como en los lugares patrimonio de la UNESCO, se presentan candidaturas, siendo una de las páginas webs que más y mejor información ofrecen New Seven Wonders: https://world.new7wonders.com/wonders/), mientras que por otro lado, quedarían las webs dedicadas al patrimonio, no ya internacional, sino nacional de un país. En ese sentido, búsquedas en Google pueden llevar a la web del patrimonio español, italiano, egipcio, mexicano, etc. Las siguientes son dos capturas de las páginas que promocionan el patrimonio nacional español y egipcio.

c701ad40-94da-11ec-b014-0dcd2803804a.png

patrimonio_egipcio.png

Publicado por Sergio Gonzalo 18:52 Tagged patrimonio preparar_el_viaje webs_útiles antes_del_viaje Comentarios (0)

Experimentos con las fotos de nuestros viajes

Sacando partido a las fotos más allá de verlas (muy) de vez en cuando

Superando la manera tradicional de ver las fotos de nuestros viajes

Cuando estamos de viaje, solemos desvivirnos por tomar las fotografías que consideramos convenientes y mejores, tanto en cantidad como en calidad, para que una vez que el viaje termine, y para toda la vida, nos quede un material visual que nos permita recordar al menos los mejores momentos o las estampas más significativas de nuestro viaje. Para ello, no suele importarnos emplear tiempo de viaje en ello, ni tampoco acometer los esfuerzos que sean necesarios después del viaje para que ese material quede ahí (pasar las fotos al ordenador, revelar aquellas que nos apetece tener en soporte físico, etc).

Sin embargo, a todo ese esfuerzo y esa buena intención, se le suele sacar poco partido, ya que, en la mayoría de los casos, a lo más a lo que solemos llegar en el aprovechamiento de ese material es a sentarnos a ver las fotografías de un viaje concreto unas cuantas (por lo general pocas) veces en la vida. Por tanto, es hora de afrontar más y mejores maneras de sacar partido a todas esas fotografías que vamos acumulando según los viajes se van sucediendo en el tiempo.

Clasificando las fotos por temática

Algo muy interesante que se puede hacer, es clasificar las fotografías de todos nuestros viajes en carpetas por temas o aspectos concretos. Así, conseguiremos que en una misma carpeta haya fotos de un tema concreto de distintos viajes y países del mundo, con lo que podremos ir apreciando todo el bagaje que gracias a nuestros viajes hemos ido acumulando en ese tema o aspecto en cueestión. En mi caso, tengo carpetas dedicadas a temáticas tales como animales, árboles pintorescos, barcos, castillos y fortalezas, cascadas, cementerios, colegios, comida, deportes, estaciones de tren, trenes, estatuas, catedrales e iglesias, templos de religiones no cristianas, lagos, librerías, mausoleos, mercados, monumentos, murallas, paisajes, palacios, parques, plazas, puentes, rascacielos, ríos, universidades, etc. En esas carpetas lo que hago es ir guardando fotos de todos los viajes que he hecho que están relacionados con el componente del viaje que les da nombre. En otros casos, más que temas o aspectos del viaje, lo que agrupo son casi momentos, y en ese sentido tengo carpetas específicas de puestas de sol, de vistas desde miradores, de anécdotas ocurridas en viajes o de personas a las que he ido conociendo en distintos países.
Por supuesto, no tengo todo el trabajo hecho y solo he ido incorporando a esas carpetas las fotos de algunos de los viajes, pero iré haciendo lo mismo con las fotos de otros viajes poco a poco. Por supuesto, sobra decir que cada rato que me siento a clasificar fotos de viaje por temática, estoy rememorando y redisfrutando el viaje en cuestión. A continuación muestro una imagen de las carpetas de fotografías que yo manejo, y del detalle de una de esas carpetas, en concreto de la dedicada a templos de religiones no cristianas:

Carpetas_fotos.png

Fotos_templos.png

Tratando de ir un poco más allá con las fotos

Una vez que tenemos ese trabajo de clasificación hecho, las posibilidades son innumerables. Por supuesto, podemos sencillamente sentarnos a ver fotos, pero ya no con la intención de ver las de un viaje o país en concreto, sino con la de ver las de una temática concreta (es, al menos, otro enfoque, que por supuesto se puede combinar también con el de, en otros momentos, ver las fotos a la manera tradicional, es decir, por viaje o país). La ventaja que tiene verlas por temática es que iremos siendo conscientes en mucha mayor medida de la riqueza y la variedad a la que accedemos cuando viajamos sin que nos vayamos dando mucha cuenta de ello.

Otras acciones que se pueden llevar a cabo a partir de ese material ya clasificado son la de intentar percibir y establecer diferencias que un aspecto concreto presenta en distintos países o partes del mundo (por ejemplo, puede hacerse de manera sencilla con la arquitectura o con los paisajes), lo contrario, es decir, enfocarnos en las similitudes (es interesante comprobar cómo países que están en la misma latitud pueden compartir rasgos y características por más que, en lo que concierne a su longitud, estén a decenas de miles de kilómetros de distancia), o también tratar de contar una historia a través de la selección de una serie de fotografías que sean capaces de transmitir unas impresiones, unas sensaciones o unos sentimientos concretos. En cualquier caso, las posibilidades de lo que hacer con las fotografías son innumerables, y el único límite es el de la imaginación. Estas serían imágenes de dos mezquitas, la primera en Ghana y la segunda en Indonesia, que sirven como ejemplo para ver cómo un mismo tipo de edificio puede presentar muchas diferencias en función de donde se encuentre:

mezquita_ghana.jpg

mezquita_indonesia.JPG

Publicado por Sergio Gonzalo 6:29 Tagged aprovechar_el_viaje después_del_viaje fotografías Comentarios (0)

Contactando con fuentes locales cuando preparamos un viaje

Dejemos que nos asesoren... ¡quienes mejor conocen el destino al que viajamos!

Costumbre generalizada de no utilizar fuentes locales

Desde el preciso momento en el que nos ponemos a preparar un viaje, no suelen ser pocas las fuentes de información y los recursos que utilizamos con el fin de ir obteniendo todos los datos, opiniones, recomendaciones, consejos, etc, que consideramos de interés con el fin de maximizar nuestra experiencia de viaje. Las guías de viaje, los foros de Internet, los consejos de amigos que han visitado previamente el país en cuestión o los libros de literatura de viajes sobre el destino son algunos de los recursos más frecuentes de los que se echa mano. Sin embargo, todos ellos suelen tener como denominador común el hecho de que están elaborados por extranjeros, por viajeros y turistas como nosotros. Aunque en algunos de los casos los autores de esas informaciones son expertos viajeros que suelen conocer muy bien los destinos de los que hablan (porque hayan viajado en repetidas ocasiones a ese destino, porque hayan permanecido mucho tiempo o incluso hayan vivido en él, etc), no dejan de ofrecer una visión de alguien llegado de fuera, que difícilmente va a poder conocer toda la información del país en la misma medida que las personas que son de allí y viven allí (tal vez sí puedan llegar a tener un mejor conocimiento de temas y aspectos puramente turísticos que no sean habituales en la vida de alguien local, pero nunca se llegará a esa situación en aspectos más profundos de la cultura, la sociedad, la idiosincrasia o el funcionamiento del país). Además, si contactamos con personas del país, vamos a poder ir haciendo unos contactos que nos podrán ayudar después, que nos aportarán enriquecimiento cultural antes, durante y después del viaje, etc.

Oficinas de turismo, información amplia y oficial

Si queremos comenzar a introducir fuentes de información locales en la preparación de nuestros viajes, una de las primeras alternativas que se nos presenta es la de contactar con la oficina de turismo del país que queremos visitar. Si tenemos suerte, puede que esa oficina de turismo tenga una delegación en España, lo cual suele ocurrir obviamente cuando España supone un mercado de potenciales turistas interesante para el país en cuestión (por ejemplo, Marruecos, Portugal, Noruega o Turquía, por solo mencionar algunos ejemplos, tienen oficinas de turismo en Madrid -con frecuencia esas oficinas de turismo forman parte del conjunto de instalaciones y de servicios que ofrecen en las embajadas-). En otras ocasiones no hay una instalación física en nuestra ciudad, pero se puede contactar por correo electrónico o por teléfono con la oficina que se necesite, para pedir cualquier tipo de información o de consejos para visitar el país. Por lo general, la información que podamos conseguir en una oficina de turismo será amplia (el cometido de esos organismos es fomentar la visita al país) y rigurosa (porque es oficial), aunque por supuesto no está exenta de poder presentar subjetividad precisamente porque lo que quieren es que visites su país (en rara ocasión, por ejemplo, una oficina de turismo dirá que las ciudades de su país no son seguras, aunque en la realidad no tengan las mejores condiciones de seguridad que nosotros podamos imaginar). A lo largo de mis viajes, he utilizado en varias ocasiones este recurso y siempre me ha parecido muy interesante (recuerdo especialmente la mucha y útil información que obtuve por este medio en mis viajes a Groenlandia y Zimbabwe -en el caso de Zimbabwe incluso hice como contacto a una persona que trabajaba en la oficina de turismo de Harare y durante mi viaje fui a visitarla-). A continuación, dos capturas de las webs de la Oficina de Turismo de Marruecos en Madrid y de Visit Greenland.

oficina_turismo_marruecos_madrid.png

visit_greenland.png

Agencias de viajes locales, opción para organizar la logística

También en varias ocasiones he contactado, desde España y mientras preparaba el viaje, con agencias de viajes locales. Tal vez este tipo de entidades no sean tan generosas a la hora de compartir información (al fin y al cabo son negocios privados que lo que quieren es ganar dinero) pero a cambio nos pueden ayudar sobremanera a organizar aspectos logísticos de nuestro viaje (consiguiendo billetes para los transportes, contratando excursiones, obteniendo los servicios de algún guía, etc). Mi experiencia en este punto es que los resultados son muy variables, es decir, hay agencias con las que he contactado con las que he conseguido mucho, y otras con las que he obtenido más bien poco (todo va a depender del tipo de agencia que sea y de la actitud que tengan). Por lo general, una sencilla búsqueda en Google sirve para obtener los nombres de varias agencias de viajes de una ciudad, la mayoría de las cuales ofrecerán servicios a nivel local. A partir de ahí, comienza el proceso de encontrar la o las que puedan sernos de utilidad: algunas ni tendrán página web y será difícil contactarlas, otras ni contestarán, otras sí lo harán pero lo que nos cuenten no nos interesará, y con algunas podremos encontrar algo interesante. Estas son sendas imágenes de una búsqueda en Google de agencias de viaje en Nukualofa, la capital de Tonga, y del intercambio de correos que en su día hice con la persona de la agencia cuyos servicios finalmente contraté.

agencias_viaje_tonga.png

contacto_maria_tuitavake.png

Otras formas de contactar con personas que viven en el país

Por último, aunque en mucha menor medida, esporádicamente he tenido otras formas de contactar con personas locales que sin duda han enriquecido tanto mi proceso de preparación del viaje como la información que he ido pudiendo obtener en él. Por ejemplo, cuando viajé a Cuba, entablé conversación por correo electrónico con la persona de la casa en la que me alojé en La Habana, y pude ir preguntándole sobre la marcha unas cuantas cosas que me fueron de utilidad (esa relación se amplió y se hizo más cercana durante mi estancia en Cuba, y aún después del viaje). En otra ocasión en la feria Fitur conocí en el stand de Uzbekistán a una persona que me ayudó preparar el viaje a aquel país y con la que cené en una ocasión en un restaurante de Tashkent. Son estos ya medios más informales y de resultado variable, pero que también nos pueden ayudar a incorporar el componente de lo local en la preparación de nuestros viajes. Esta es una imagen de la web del contacto que hice en Fitur que ayudó en la preparación de mi viaje a Uzbekistán.

4de9a640-7952-11ec-ab9d-d731eee690b8.png

Publicado por Sergio Gonzalo 18:01 Tagged conocer_lo_local preparar_el_viaje planificar_con_encanto antes_del_viaje Comentarios (0)

Webs que ayudan a saber cuándo es mejor viajar a un destino

Temporadas altas, temporadas bajas, el tiempo, los eventos... ¿Qué hacer?

Saber en qué momento del año visitar un destino… es a veces la pregunta del millón

La cuestión de cuál es la mejor época del año para visitar un destino concreto es, no solo compleja de resolver, sino además, muy personal. Existen unas temporadas altas y bajas normalmente prestablecidas y conocidas para cada destino, aunque esa diferenciación no hace más que marcar la mayor o menor presencia de gente en el destino en cuestión, sin que esto determine demasiado, ya que, aunque suelen percibirse las temporadas bajas como oportunidades para viajar con menor masificación y de forma más económica, un viajero determinado podría preferir la temporada alta precisamente para encontrar más ambiente en el destino o sencillamente para aprovechar las condiciones por las que la temporada alta tiene tal condición (lo será por ejemplo porque la temperatura es mejor), o para evitar los inconvenientes de la temporada baja (en esta, a veces no todos los servicios e infraestructuras turísticas están disponibles).

La cuestión se complica incluso más si se tiene en cuenta que hay viajeros que quieren visitar un país concreto con motivo de algún evento que tiene lugar solo en cierto momento del año (un buen ejemplo sería el de la floración de los cerezos en Japón). En cualquier caso, si bien la de cuándo es mejor viajar a un destino es una cuestión compleja y subjetiva, hay algunos recursos que pueden ayudar a conseguir más y mejor información.

La tradicional aportación de las guías de viaje

Una primera aproximación a la cuestión se puede obtener a través de ese tradicional apartado que toda guía de viajes tiene, normalmente en la sección inicial del libro, en el que se explican con cierto nivel de detalle las que son las ventajas e inconvenientes de visitar el país en cuestión en cada época del año. A veces incluso llevan a cabo una evaluación mes a mes, explicando lo que se puede encontrar en cada uno (tanto de condiciones climatológicas como de eventos), y por lo general se atreven a emitir un veredicto general de cuál es la mejor época para visitar un destino, sin tener en cuenta esa posible variedad de situaciones e intereses a la que se aludía en el apartado anterior. No es que se trate de una información amplia que nos vaya a permitir resolver todas nuestras dudas, pero puede ser un recurso en el que apoyarse.

mejor_epoca_0.jpg

Varios recursos web que resultan de mucha utilidad

Pero, como es fácil de imaginar, hoy en día existen cantidad de recursos web que pueden ofrecer más y mejor información que la de las guías de viaje, cuyo cometido, al fin y al cabo, no es el de determinar la mejor época para viajar a un destino, sino el de ofrecer información abundante y genérica sobre ese destino en cuestión.

Una primera web interesante es https://www.adonde-y-cuando.es/, que ofrece un rico y útil sistema de buscadores para que cualquier viajero pueda encontrar de forma rápida la información que necesita acerca de cuándo visitar un destino. Se puede buscar información por destino (ahí la web ofrece información sobre sus características en los distintos momentos del año) o por época (en ese caso, lo que hace la web es ofrecer destinos propicios en ese momento del año). En el primero de los casos, se ofrece información detallada mes a mes sobre las condiciones meteorológicas (se incluyen atractivos y visuales gráficos para una mejor comprensión y se puede pinchar en cada uno de los meses para obtener información más detallada), y también otra información sobre el destino de que se trate (como hoteles, excursiones, etc). A la derecha, salen destinos relacionados con el que se ha elegido. En el segundo caso, aparecen una serie de destinos para el mes del año que se ha seleccionado (se puede filtrar por continente para hacer la búsqueda algo más concreta). Lo que hay detrás de los buscadores de la página es un algoritmo que toma en consideración factores diversos como la climatología, el coste de la vida, los precios de los vuelos y de los hoteles, etc, para decidir el mejor momento para visitar un destino. La web ofrece la funcionalidad adicional de que el viajero pueda elegir lo que quiere hacer en el destino (ir a la playa, conocer la cultura y el patrimonio, hacer actividades de naturaleza, conocer la vida nocturna, etc), pudiendo así el algoritmo hacer mejor su trabajo. En la primera imagen, se muestra información sobre Albania mes a mes, mientras que en la segunda se muestra una selección de destinos a la que viajar en el mes de Marzo.

mejor_epoca_1.png

f6e46490-6f2c-11ec-b800-a3dd67a66297.png

La web https://mejorepocapara.net/ también cuenta con la doble opción de hacer búsquedas por destino o por mes; en el primero de los casos, se ofrece información principalmente climatológica de cada destino, y se esbozan los que en principio son el mejor y el peor momento para disfrutar de ese destino en cuestión, por supuesto ofreciéndose las pertinentes explicaciones y argumentaciones. En ocasiones, la web da un paso más y aporta cierta información más específica como la de los momentos que son mejores para ciertas actividades, como por ejemplo avistar la fauna del país, disfrutar de ciertos paisajes o ver celebraciones locales. Una de las principales ventajas de esta web es que ofrece información de distintas partes del país, lo cual resulta valioso cuando se trata de un destino grande En el caso de las búsquedas por momento del año, se ofrece una selección de destinos para cada mes, a la vez que se da información de algunos de los principales eventos que tienen lugar en el mundo en ese mes concreto. La página cuenta con alguna funcionalidad más, como por ejemplo buscadores de vuelos. A continuación, dos capturas, una con la información sobre cuándo viajar a Madagascar y otra con una selección de destinos idóneos en el mes de Noviembre.

mejor_epoca_3.png

mejor_epoca_4.png

Publicado por Sergio Gonzalo 19:58 Tagged preparar_el_viaje webs_útiles antes_del_viaje Comentarios (0)

(Entradas 1 - 10 de 19) Página [1] 2 »